ACTUALIDAD DISCIPLINARIA

 

Filología. Hablar de Derecho Disciplinario podrá ser no tan afable para algunos,  sin embargo, dentro de filología que implica ha de parecer hasta sencillo abordar tal tema: “Del lat. disciplīna. 1. f. Doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral. 2. f. Arte, facultad o ciencia. 3. f. Especialmente en la milicia y en los estados eclesiásticos secular y regular, observancia de las leyes y ordenamientos de la profesión o instituto. (…) 5. f. Acción y efecto de disciplinar.” En esta oportunidad y de acuerdo a la realidad Colombiana resulta algo relegada la observancia a los principios universales y preceptos legales que rigen la ley Disciplinaria, máxime cuando se trata de Servidores Públicos en todo su ámbito de significancia, cuando dicha rama del derecho ha sido ampliamente definida y desde ya en autonomía como una modalidad del derecho sancionador, cuya concepción hoy en día debe estar orientada por los principios del Estado social y democrático de derecho previstos en el artículo 1º de la Constitución, garantizando el respeto a las garantías individuales pero también los fines del Estado determinados en el artículo 2º ibídem y para los cuales han sido instituidas las autoridades públicas. Disciplina que encuentra fundamento en la “... relación de subordinación que existe entre el funcionario y la administración en el ámbito de la función pública y se origina en el incumplimiento de un deber o de una prohibición, la omisión o la extralimitación en el ejercicio de sus funciones, la violación de régimen de inhabilidades, incompatibilidades, etc...”[3].  (...). Esta disciplina busca entonces la buena marcha y el buen nombre de la administración pública y por ello sus normas se orientan a exigir “... a los servidores públicos un determinado comportamiento en el ejercicio de sus funciones independientemente de cual sea el órgano o la rama a la que pertenezcan”[6].Finalmente, se apela a la afabilidad en cuanto al hecho de verse privado de algún modo del ejercicio de su profesión liberal, parlamentaria, habitual y/o rutinaria, pareciera compensar en todo o en poca inobservancia, cuando el ultimas lo que ha de prestar real importancia es la actividad de servir dentro de lo que nunca se habla y lo es el interés general.    –Porque amando al prójimo se cumple la Ley en su totalidad.

1.http://dle.rae.es/srv/fetch?id=DsFSpIT
2. C-155-02
3.Rm 13, 8

 

Imprimir